Desafíos de la Educación del s.XXI

Dada la incertidumbre de mercado del siglo XXI, el sistema educativo actual prepara a los niños para un mundo que ya no existe. Dispersión, falta de motivación…la actitud de los estudiantes ha cambiado y el sistema tiene que adaptarse a estos cambios. Es imperativo preparar a las niñas y niños para nuevos desafíos.
No basta con el colegio ni con los modelos de aprendizaje de hace 80 años. La sociedad de hoy, que camina hacia la sociedad 3.0, demanda cambios próximos en el tiempo: individuos creativos, emprendedores, críticos, competentes en el uso de TICs, autónomos, con altos dotes sociales, capaces de adaptarse y trabajar en cualquier lugar y momento, etc. Aunque los niños de hoy no saben qué serán en el futuro, el sistema educativo debe proveer los recursos necesarios para adaptarse a lo que venga.
Maravec, director de la organización Education Futures señala cómo debería ser la educación del s.XXI.
Para entender la sociedad 3.0 es preciso conocer las sociedades 1.0 y 2.0, respectivamente. La primera surgió con el desarrollo de la agricultura, empresas familiares en las que los niños aprendían y trabajaban en casa. Con la sociedad 2.0 empieza la era del conocimiento, en la que tomamos conciencia de que el conocimiento tácito se aprende haciendo. En la sociedad 3.0 o sociedad de la innovación, el paradigma es el conocimiento aplicado de forma contextual, difundido de forma horizontal y permitiendo relaciones heterogéneas, acogiendo y aceptando el caos y la ambigüedad que nos rodea.
Surgen los nómadas del conocimiento, knowmads, quienes construyen el conocimiento personal a través de recopilación de información y experiencias tácitas para producir ideas. Son capaces de aplicar sus ideas y conocimientos en diversos sectores sociales y configuraciones organizativas, liderar el emprendimiento en nuevas organizaciones, culturas y sociedades, utilizar nuevas tecnologías para resolver problemas y limitaciones geográficas, abiertos a compartir lo que hacen con acceso a la información, el conocimiento y experiencia de los demás…Desarrollo de hábitos de pensamiento y práctica, sin miedo al fallo para el desarrollo de organizaciones de futuro no jerárquicas.
En este escenario, gran parte de la comunidad educativa aboga por un revolucionario cambio en la forma de enseñar y de aprender.
Entre los retos de la nueva etapa educativa, es trascendental como eje la inclusión social, el establecimiento de políticas públicas regionales para el desarrollo sostenible. Se requiere un liderazgo institucional basado en la construcción de un sólido sentimiento de comunidad unido al currículo del centro. La intersección de contenidos, pedagogía y tecnología, como factores clave para la introducción de TICs en los procesos educativos es vital. El establecimiento de formas de evaluación del aprendizaje con desarrollo de nuevas habilidades y como diferencia de la enseñanza tradicional. Finalmente, el desarrollo de la creatividad es una necesidad inminente de los sistemas educativos para instaurar el empoderamiento.
La comunidad educativa y la sociedad en general hemos de estar abiertos a cambios necesarios en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *