Diseño curricular base en matemáticas

Se parte de la consideración de que las matemáticas son un poderoso instrumento que permite representar, analizar y predecir hechos y situaciones de una forma concisa, rigurosa y sin ambigüedades.

 

La enseñanza de las matemáticas debe estar presidida por la preocupación de que, en el transcurso de la enseñanza obligatoria, los alumnos aprendan y desarrollen un conjunto de recursos eficaces para conocer la realidad en que viven y así poder actuar sobre ella. La

construcción progresiva del conocimiento matemático empezará por una vía inductiva, dándole importancia a la actividad del alumno y utilizando sus intuiciones y tanteos para afrontar las tareas hasta una reflexión que conduzca, de forma progresiva, a planteamientos más formales y deductivos.

 

Es de vital importancia la adquisición de una actitud positiva hacia las matemáticas, el gusto por las mismas, y la confianza en la propia capacidad para aprenderlas y utilizarlas.

 

Los métodos de enseñanza adoptados deben hacer comprender al alumno que es posible aprenderlas sin abusar del esfuerzo memorístico, y que las matemáticas representan para él una economía de métodos y de pensamiento que es perfectamente posible aplicar en otras ciencias.

 

En la didáctica existen tres interrogantes que van a determinar el proceso de enseñanza/aprendizaje:

  • ¿Qué es lo que el alumno debe aprender?
  • ¿Qué es lo que puede aprender?
  • ¿Cómo lograr que el alumno quiera aprender?

 

Si bien las necesidades sociales de cada momento determinan la primera pregunta, la evolución psicológica de la inteligencia del alumno dará solución a la segunda. Para responder la tercera se debe despertar en él la voluntad del esfuerzo antes de imponérselo, es decir, atraer su afectividad hacia la materia.

 

Por su parte, los objetivos del docente serán:

  • Una buena cultura matemática y científica para saber las exigencias de su época.
  • Un conocimiento del niño y de su espíritu observador, para advertir en cada caso de las posibilidades del niñ@ y de sus reacciones.
  • Capacidad para motivarlo y captar su interés.

 

El aprendizaje de las matemáticas ha de ser funcional, y posibilitar que el alumno aplique sus conocimientos fuera del ámbito escolar para tomar decisiones, enfrentarse y adaptarse a nuevas situaciones, y exponer sus opiniones amén de ser receptivo a las de los demás.

 

La enseñanza y el aprendizaje de la materia debe conceder especial atención a la adquisición de destrezas.

 

Además, la resolución de problemas y la realización de investigaciones son tareas de primer orden.

 

Es necesario afrontar la confianza del alumn@ hacia sus propias habilidades matemáticas, evitando frustraciones, bloqueos y rechazos que provocan descalificaciones globales. Se debe favorecer que el alumn@ utilice sus propias estrategias para el desarrollo de creatividad y formas de pensamiento originales.

 

¿Qué opinión te merece el desarrollo curricular en matemáticas?. ¿Se puede mejorar el rendimiento académico?. Envíanos tus propuestas gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *