Transparencia … un sistema educativo de todos y para todos

Los centros educativos no dejan de ser organismos públicos y que ejercen una actividad administrativa y los docentes, funcionarios públicos. Según recoge la propia Ley:

 

«Los países con mayores niveles en materia de transparencia y normas de buen gobierno cuentan con instituciones más fuertes, que favorecen el crecimiento económico y el desarrollo social. En estos países, los ciudadanos pueden juzgar mejor y con más criterio la capacidad de sus responsables públicos y decidir en consecuencia. Permitiendo una mejor fiscalización de la actividad pública se contribuye a la necesaria regeneración democrática, se promueve la eficiencia y eficacia del Estado y se favorece el crecimiento económico».

 

La Educación en su amplio espectro, en el que englobamos la Administración y los centros educativos, sus órganos de gobierno y gestión, necesita ser cada vez más transparente. Se trata de un gesto de responsabilidad social y compromiso educativo.

 

Para ello la Administración Educativa deberá favorecer que los centros docentes desarrolle nuevos canales de comunicación electrónica con las familias, favoreciendo la realización de consultas y el intercambio de información a través de Internet y otros medios análogos, y entre administraciones. Debemos tender a centros transparentes en la gestión y en la programación, donde la comunidad educativa pueda saber en cualquier momento no solo qué aprendizajes está recibiendo el alumnado e impartiendo el profesorado, sino cómo se está realizando y quién está interviniendo en en el proceso.

Por ello, habría que fomentar, desde la Administración, la transparencia de los centros educativos porque a mayor transparencia, mayor confianza de la ciudadanía y, por ende, de la comunidad escolar en el sistema educativo.

 

¿Por qué son escasísimos los colegios o institutos que publican en sus web su Programación General Anual (PGA), con las programaciones de las distintas materias (asignaturas) que imparten?. Son documentos públicos, en los que cualquier familia, o ciudadano en general, tiene derecho a ver cuáles son los objetivos que se persiguen, cómo se pretenden alcanzar, qué metodologías se van a utilizar, cómo se van a evaluar y con qué criterios, etc. Junto al Proyecto Educativo de cada Centro son, de alguna manera, el “contrato” que los Centros suscriben con las familias, por eso deben estar en sus web. Con frecuencia los centros se limitan a depositar un ejemplar de la PGA en la secretaría de los centros para de esa forma sortear su obligación de hacer público el documento, de manera que los miembros de la comunidad educativa que quieran consultarlos solo disponen de ese ejemplar para poder hacerlo, cuando podrían tenerlos a su disposición en la web de los centros.

 

Que la sociedad tenga un fácil acceso a estos documentos y los conozca, contribuiría a que los centros dejen de ser una “caja negra” y acercar a las familias a los centros, a que se impliquen más en la educación de sus hijos.

 

A los que no les gusta la transparencia es porque algo quieren ocultar, ¿quizá desidia, falta de esfuerzo, privilegios, el no haber llevado acciones de mejora durante años, ….? y, sobre todo, no

 

querer rendir cuentas. Por ejemplo, pocos son los centros que publican en sus web los planes de mejora que emprenden contra el fracaso escolar, y el seguimiento y evaluación que hacen de los mismos.

 

#transparencia #responsabilidadsocial #compromisoeducativo #proyectoeducativo #publicidad #planesdemejora #fracasoescolar #ingeniu #ourenseporelcambioeducativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *